Yevgenia Segal sobreviviente del Holocausto lucha por refugio: “Es difícil trabajar a los 81 años, pero no tengo otra opción”

Yevgenia Segal lleva 20 años esperando la vivienda pública. Luchó contra el hambre cuando era niña y ahora lucha por cumplir con los pagos de la pequeña unidad donde vive. “Temo que el día en que no pueda ganarme la vida”, dice, “no tenga forma de vivir”.

Incluso a la edad de 81 años, Yevgenia Segal, una sobreviviente del Holocausto, se ve obligada a salir y trabajar como cuidadora de ancianos. Ella no tiene otra opción. Hace 20 años que espera conseguir un apartamento en una vivienda pública, y mientras tanto tiene que mantenerse a sí misma, para poder pagar el alquiler del trastero donde vive, que casi no tiene ventanas y la luz del día apenas la penetra. y se ha convertido en una unidad de vivienda. A pesar de todo, Yevgenia no se queja.

“Tengo que trabajar porque no tengo mi propio apartamento y tengo que pagar el alquiler y las facturas”, dice. “Si no trabajo, me va a costar mucho comprar las cosas que necesito. Temo que algún día ya no podré mantenerme”.

Nació en Ucrania, pero durante la Segunda Guerra Mundial se mudó con su madre a un pueblo cerca de Siberia, donde sufrieron de hambre severa. “Yo era una niña pequeña y estaba muy enferma”, dice. “No podía caminar ni hablar. Mi padre murió en la guerra, los nazis le dispararon, y mi madre, que era una maestra rusa, trabajó tanto como pudo para ganar dinero y mantenernos. Pero casi no teníamos comida, ni siquiera pan “.

Después de la guerra, Yevgenia regresó a Ucrania, formó una familia y trabajó como ingeniero. En 1996, unos años después de enviudar, emigró a Israel con su madre, su hijo y su familia. A los 57 años volvió a empezar su vida y tuvo que hacer una transición profesional. “Soy ingeniero, pero desde que hice Aliyah he trabajado en la limpieza. Más tarde, comencé a trabajar como cuidadora de ancianos”.

Como se mencionó, Yevgenia continúa cuidando a los ancianos hasta el día de hoy. Le encanta trabajar, dice, feliz de salir de casa y conocer gente, pero admite al mismo tiempo que tiene que hacer un trabajo físico para poder pagar las cuentas.
“Es difícil trabajar a los 81, pero no tengo otra opción”.

“Bueno, al menos no estoy solo en casa todo el tiempo. Es difícil. No hay nadie con quien hablar, nadie a quien contarle las cosas.

Como sobreviviente del Holocausto, Yevgenia recibe una pensión del Instituto Nacional de Seguros y una vez al año también tiene derecho a una “bonificación” adicional. A pesar de la inseguridad económica, se cuida de mantenerse optimista y positiva, enfatizando que no querría ser una carga para nadie, ni para su hijo ni para el país. “Tengo un hijo encantador y él y su familia ayudan tanto como pueden, pero también tienen una vida propia y no quiero ser una carga para ellos. El Estado de Israel también es un buen país, y yo no lo soy sola, hay mucha gente como yo. Entiendo que no pueden dar a la gente tanto dinero como quieren “.

Moshe Cohen, director general de la asociación Jasdei Naomi, que ayuda a Yevgenia, está indignado por las difíciles condiciones de vida de alguien que pasó por una infancia tan terrible. “El hecho de que respire no significa que esté vivo”, enfatiza. Aquellos que se suponía que debían ser tratados como reyes, terminan terminando sus vidas de esta manera. Vergüenza. Cada uno de nosotros debería mirarlos e imaginar cómo sería si uno de nuestros familiares viviera así. A medida que continúe la realidad existente, continuaremos luchando por las condiciones de vida de todos los sobrevivientes. ”

Para donaciones y asistencia a Yevgenia Segal, acompañada por la Asociación Jasdei Naomi:
Por teléfono: +972-3-6777777
El sitio web de Giusim 👇🏼 (indique que está contribuyendo a Yevgenia Segal).

Amor? Comparte!

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Comentarios

Skip to content